Urbanización Monterroble es solo promesas

Los habitantes de la urbanización Monterroble nunca se imaginaron que comprar una vivienda en esa proyecto urbanístico se iba a convertir en una estafa y dolor de cabeza, debido a que el urbanizador Rudensindo Sánchez al momento de venderles las viviendas les ofreció el cielo y la tierra pero al momento de la verdad no fue así, por el contrario han tenido que vivir con el estancamiento de aguas ya que no tienen una vía por donde drenar las mismas, el alcantarillado cada vez que llueve se rebosa, y así un rosario de problemas los cuales tienen que padecer por el mal obrar del vendedor, quien no ha cumplido con algunas de las cláusulas que rezan en el contrato de compraventa.

Este problema lo viven alrededor de 90 familias que habitan en esta urbanización ubicada en el sureste de la capital cordobesa, que para este tiempo de lluvia deben salir de sus casas con los zapatos en las manos o lanzarse al agua, exponiéndose a coger alguna enfermedad producto de las aguas que son evacuadas por el alcantarillado.

Los compradores manifiestan que el único culpable de que ellos estén padeciendo estos problemas es el señor Rudesindo Sánchez, puesto que a la fecha no ha terminado el proyecto que es de 200 casas y hasta el momento solo van 90, según una de las habitantes “Él ha dejado abandonado el proyecto y lo que ha hecho aquí es una estafa, para colmo, se sacude las manos y dice que no tiene nada que ver porque esto se lo vendió a otra persona, en pocas palabras el señor se está lavando las manos y no tenemos a donde recurrir”.

La situación se vuelve cada vez más preocupante con el pasar de los años debido a que la problemática por la cual están atravesando se agudiza y ahora no tienen a dónde acudir y nadie les da una solución.

Según los compradores, el señor Sánchez, les prometió una cancha deportiva pero la realidad es que los mismos vecinos tuvieron que sacar dinero de su bolsillo para terminarla, el salón de eventos no cumple con las medidas estipuladas, para realizar una reunión social donde asistan 60 personas, el alcantarillado se encuentra en problemas e inconcluso, cuando llueve todos los manjoles del barrio se rebosan y el agua queda estancada durante varios días.
Los residentes tienen que sacar dinero para contratar una motobomba para drenar el agua empozada hacia un lote que está en la parte de atrás, y este mismo predio, dicen los vecinos que es del señor Rudesindo, quien no le hace ningún mantenimiento, perjudicando al barrio ya que por este lote salen las culebras hacia las casas.

El problema más grave de esta urbanización es el cerramiento que tiene, pues es de lámina galvanizada y se encuentra en un 70 % en el suelo y podrido, dejando el barrio descubierto y permitiendo la fácil entrada de maleantes, que en muchas ocasiones están al acecho de que los residentes salgan para meterse a las casas y robar, de hecho se han robado celulares, computadores portátiles y otros electrodomésticos.

Hasta el diario La Piragua llegó la denuncia de un propietario de la urbanización asegurando que “Rudesindo Sánchez Sánchez, realizó un arreglo al alcantarillado y no hizo el drenaje para las aguas lluvias, perjudicando a la población del barrio, por lo tanto ellos han tenido que hacer un llamado a los entes responsables para que arreglen las alcantarillas y el desagüe de aguas lluvias que es el principal problema que los está azotando en esta temporada invernal.

Pero además también sufren por el fuerte olor y la gran cantidad de mosquitos que se presentan después que llueve, llegando hasta haber bichos, culebras y otro tipo de insectos peligrosos.

Una parte del barrio está llena de monte y agua donde ya se han dado casos de serpientes que salen y se introducen en los hogares, de igual forma los niños tienen picaduras de mosquitos y bichos que le traen enfermedades bronquiales y en la piel.

De la garita principal por donde se suponía era la entrada a la urbanización solo quedan los muros de cemento que están completamente tapados de barro y monte, y la garita por donde están entrando los vehículos, no está en condiciones porque es simplemente una carpa provisional.

Según algunos vecinos le han pedido en muchas ocasiones a Rudesindo Sánchez, que por favor les cumpla con lo que prometió y se ha hecho el de la vista gorda pidiéndoles que tengan paciencia, pero ésta se les agotó y fueron varios residentes a la casa del constructor y lo que hizo fue echarle la policía, de hecho muchos dueños de casas en el barrio las han puesto a la venta, pero ¿Quién va a comprar con los problemas que tiene la urbanización?.
Ante este problema la Secretaria de Infraestructura Municipal, explicó que tiene conocimiento de la situación, que es

compleja porque algunos constructores dejan problemas que inmediatamente los pasa a heredar el municipio quien debe intervenir, sin embargo, aseveró que le requirió a la Secretaría de Planeación Municipal para que tomen medidas ante la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *