Tradición Oral, Oración Para Parar la Sangre

Foto: Tomada de Internet.

 

Desde tiempos ancestrales el mundo está apegado a los rezos, oraciones y conjuros para resolver muchos problemas de sus vidas, como amores, buena suerte, entre otras. Estas oraciones son mezcla de invocaciones, ruegos, súplicas a los santos y espíritus infernales.

 

 

 

Para muchos, las oraciones que surten más efectos son aquellas que contienen un rito católico, junto a las novenas de los santos, debido al alto contenido de misterios que las caracterizan, y van dirigidas a determinados santos, con un fin específico, que se realiza  en una persona determinada.

 

 

 

Existen oraciones para diferentes casos en especial,en cada uno de los cuales está especificado el cuándo, dónde, cómo y de qué manera debe realizarse.

 

 

 

Cada uno de estos conjuros tiene una contra, es decir,  lo que anula o elimina su efecto.

 

 

 

El departamento de Córdoba no es ajeno a estas oraciones y conjuros ya que representan por un lado la parte mística que tenemos los cordobeses, y por otro lado la capacidad de la creencia en todo lo bueno y malo que contienen estas expresiones culturales ancestrales.Razón por la cual es necesario plasmar todos los estereotipos  de contenido paranormal que de alguna  u otra forma les gustará a muchos lectores, en este caso les brindamos la oración de parar la sangre.

 

 

 

Oracion para Parar la Sangre

 

 

Se coloca el dedo pulgar sobre la herida y se  dicen estas palabras:

 

Por el camino me encontré con Jesucristo, Juan y Miguel,

¿para dónde van? les pregunté,

¡para el calvario todos tres!,

esa puñalada que te dieron ¿con qué la curaré?,

¡con estas palabras que ahora te las diré!:

detente sangre detente, como se detuvo nuestro señor Jesucristo en su muerte, detente sangre en salir, como se detuvo Jesucristo en morir, si no te detienes él te detendrá, las tres divinas personas  y la santísima trinidad.

 

 

 

Estas oraciones han tenido transformaciones en su texto, dependiendo de cada uno de los rezanderos que las acomodan a su cultura y jergas de cada región, pero lo importante es que surtan el efecto en el momento preciso.

 

 

 

Encontramos en nuestra búsqueda esta misma oración con un contexto más explícito de acuerdo al  ensalmo de san pedro para curar hemorragias:

 

 

 

El Señor y San Pedro, van caminando.

El señor le dice:

Pedro, ¿no andas?

Señor no puedo;

Tengo una llaga que sangra.

¿Por qué no me lo has dicho?

Tres horas haga.

Yo te la curaría, con los cinco dedos de mis manos, con el padre nuestro y un ave María.

Por la virtud de San Pedro

Y por la dignidad de tu Dios

Y por Dios santa María, esta sangre se ataje,

Pues sois Pedro de nombre

Tan humilde santo

Alcanza de nuestro Dios esta merced.

 

 

Rezar padre nuestro y ave maría

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *