¿Suicidio o asesinato? Las interrogantes en la muerte de la joven Laura Caraballo

Las horas transcurrían el sábado, 14 de agosto, cuando una llamada paralizó el andar de la madre de la joven Laura Melissa Caraballo Montaño, quien recibió la peor noticia de su vida: su hija había muerto de una manera extraña y las autoridades aún están silentes en este lamentable caso.

Caraballo, una hermosa joven que captaba las miradas donde quiera que llegaba, fue localizada sin vida en el suelo de la sala del apartamento 13B del edificio Calamarí en Cartagena. Un aparente suicidio era la versión que manejaban las autoridades preliminarmente, pero nada ha sido  confirmado.

La joven no estuvo sola en la residencia. Según sus amistades, ella ingresó en compañía de un estadounidense, quien presuntamente entabló contacto con ella para tener un noviazgo. Ese mismo sujeto, de quien solo se sabe se llama Christopher, le habría dicho a la Policía que Caraballo se había suicidado en el baño, mediante la modalidad del ahorcamiento.

El motivo de que la joven estuviera en el suelo fue porque recibió los primeros auxilios de parte del gringo, según él mismo a las autoridades que fueron alertadas sobre el hecho.

En una cuenta de la red social Instagram llamada “medellinismo” reseñan que conversaron de primera mano con la madre de Laura, la señora Marisol, quien manifestó que el gringo era buscado en los EE.UU. por un caso similar y que se hizo pasar como buena persona para ganarse la confianza de Laura. 

En el relato cuentan que el sindicado la habría drogado con Clonazepam y cuando se aseguró que la joven estaba dormida la asfixió. 

Continúan reseñando que el sujeto para evadir a la justicia aparentemente le pagó a la Policía para que cuadrarán las versiones y cuadraran todo para que se viera como un suicidio. Incluso, argumentan que el hombre hackeó el teléfono de Laura para bloquearle sus redes sociales para que la hipótesis de una depresión y el suicidio tomaran fuerza. 

En el relato de la red social, basada en la fuente principal, señalan que los resultados de la autopsia demostraron que Laura murió por asfixia mecánica.

La familia y amigos de Laura piden a la justicia colombiano que haga justicia en el caso y que la muerte no quede impune.

Detallaron que estuvieron investigando al estadounidense y descubrieron que en 2018 estuvo preso por el asesinato y ocultamiento de un hombre en Danville, EE.UU. Quedó en libertad, tras pagar una fianza de cinco millones de dólares.

Habría aprovechado que quedó en libertad para venirse a Colombia, donde ahora es señalado de truncar los sueños a la joven de 23 años de edad, de quien varios medios de Cartagena tildaron de “dama de compañía”, pero sus familiares y amistades desmienten tal afirmación.