SECUESTRO Y ASESINATO DE GERMÁN GÓMEZ PELÁEZ

Por: Rafael Ángel Gómez Gómez

A GERMÁN GÓMEZ PELÁEZ, la noche anterior a su muerte, el martes 8 de mayo de 1973, algo lo tenía inquieto y era inusual lo que estaba ocurriendo: se veían las caras de preocupación de los guerrilleros que lo vigilaban, había más movimientos de hombres que los días anteriores en el campamento madre donde lo tenía secuestrado el EPL, o más bien como ellos le decían, en donde estaba como “invitado”.

No alcanzaba a sospechar, tal vez, que le quedaban pocas horas de vida y que también los posteriores sucesos alterarían la vida política-social del departamento de CÓRDOBA y causaría mucho sufrimiento a quienes de una u otra manera terminaron involucrados en este crimen que después de 47 años, no ha sido aclarado y son más las dudas que hay por el repentino y poco planeado rescate por parte del Ejército.

La asignación recayó en el batallón ‘VOLTIGEROS’, muy a pesar de que el candidato presidencial del Partido Liberal, ALFONSO LÓPEZ MICHELSEN, y doña MAGOLA GÓMEZ (su mujer y compañera de lides políticas) le habían solicitado al GOBERNADOR DONALDO CABRALES, y al PRESIDENTE MISAEL PASTRANA que fuera prudente y que las tropas no actuaran para rescatar a sangre y fuego, sino para preservar la vida de GERMÁN GÓMEZ PELÁEZ.

Pues sucedió todo lo contrario, llegaron a un terreno desconocido, con soldados regulares mal entrenados que recién habían jurado bandera, fueron llevados al matadero y también jugaron con la vida de mi padre, quien ya en ese momento en la SERRANÍA DE TOLOBÁ, en el cerro EL VENADO, entendía que algo extraño estaba por ocurrir…

Las primeras ráfagas de fusil G-3 A3 se escucharon desde arriba, mi padre estaba sentado en una hamaca con su pantalón jean recortado para poder caminar, ya las largas jornadas le habían causado ampollas en las entrepiernas, sus pies también lacerados y el calor semi-selvático de la zona, lo habían agotado.

ERNESTO ROJAS (Jairo de Jesús Calvo), para esa época un hombre inexperto en la comandancia guerrillera, fue a quien FRANCISCO CARABALLO le asignó el operativo del secuestro de GÓMEZ PELÁEZ.

GERMÁN GÓMEZ PELÁEZ, quien era diputado y concejal en varios municipios de CÓRDOBA, entre ellos MONTELÍBANO, una región a la que amó y que él recorrió centímetro a centímetro como ningún otro político en CÓRDOBA.

La semana anterior a su secuestro hubo mucho trabajo político, se tenía pensado inaugurar el corregimiento de EL PALMAR, el 3 de Mayo de 1973, pues Germán había presentado al Concejo de Montelíbano esta solicitud, respaldado por 10 concejales liberales del movimiento La Piragua, de 11 que conformaban el Concejo municipal, resaltando la labor de la distinguida dama liberal ANA JOAQUINA GARCÍA, quien era la suplente de Gómez Peláez.

Previamente se había realizado en el municipio de Planeta Rica, en el barrio Pro Vivienda, una apoteósica manifestación, organizada por Virginia Suarez y  Oscar Madera Herrera, quien en ese momento era el alcalde del vecino municipio de Buenavista, posteriormente, este barrio adoptaría el nombre La Esperanza, por sugerencia del mismo Madera Herrera.

Esa noche, en el barrio La Esperanza, Germán tomó la determinación de que su compañera MAGOLA se devolviera a Montería con doña SOLEDAD OTERO, gran LÍDER de Ayapel, trágicamente desaparecida en un absurdo accidente vial, quien era diputada del movimiento La Piragua junto a mi padre.

Magola se encontraba en estado de embarazo, y transitar por esta zona rural y por el mal estado de las vías, era un alto riesgo, era una vía de difícil acceso y con caminos de herradura donde en algunos casos nunca había llegado un carro, además, ya Germán Gómez había sido amenazado continuamente de secuestro con llamadas intimidantes a su residencia, de un grupo que se autodenominó ‘La banda de los 4’, y con panfletos que dejaban por debajo de la puerta, en su casa y en la emisora con tarjetas fúnebres anunciándole su muerte si no cesaba su constante trabajo radial alertando a los campesinos de Córdoba y su incansable recorrido por todo el departamento.

Su última noche en libertad, antes del secuestro, departió hasta la 1:00 a.m. en casa de Oscar Madera Herrera en Planeta Rica, con unos “chirrinchis” y contando chistes exagerados como buen paisa que era, en un mano a mano con el exsenador José Manuel Vergara Contreras.

Madrugaron el 3 de mayo a las 5:00 a.m. desde Planeta Rica, por la vía del corregimiento de Arenoso, pasando por San Francisco del Rayo, llegando al Palmar, corregimiento que fue inaugurado ese día. En ese acto intervinieron José Manuel Vergara y Germán Gómez, luego hubo una fiesta en el colegio cerca de la pista de aterrizaje, esa noche le regalaron un sombrero que sería el santo y seña para que el guerrillero caldense ERNESTO ROJAS, el día 4 de Mayo en horas de la mañana lo secuestrara.

En la cabecera del puente en la vía El Palmar-San Francisco del Rayo, lo esperaron guerrilleros del EPL, escondidos debajo, dirigidos por ERNESTO ROJAS, y lo secuestraron, se aprovecharon de los campesinos, quienes posteriormente manifestaron que fueron obligados a servir de señuelo para que Germán Gómez se detuviera.

Fue entonces cuando un grupo de campesinos aleccionados y obligados con banderas rojas en predios de la finca de Eduardo Mora, salieron como señuelo a la vía con las “banderitas rojas” que Germán Gómez pedía que todo liberal se sintiera orgulloso de portar, para revivir la mística y el orgullo de ser liberal, sobre todo en una zona golpeada por la violencia gobiernista conservadora de finales de los 40´s y la década de los 50´s.

Los guerrilleros, al ver a Germán dialogando con los campesinos, irrumpieron y preguntaron ¿Quién es Germán Gómez Peláez? y él respondió “Soy yo”; él se transportaba en un carro marca GAS de color ROJO, que llamaban ‘LA MULA REVOLUCIONARIA’, el cual iba a ser quemado por los guerrilleros. Luego tomaron la decisión de inutilizarlo rompiendo con machetes sus llantas, ellos apartaron del grupo a GERMÁN y a JOSÉ MANUEL VERGARA, y allí dieron todas las directrices, en qué lugar tenían que entregar el dinero indicando que el elegido debía portar el lapicero marca cross que llevaba el DR. VERGARA, y el lugar acordado fue el corregimiento de TIERRADENTRO.

Don Gabriel Calle Velilla, paisa como mi padre, alcalde de Montelíbano en ese momento, y Arnoldo Caro, el encargado de llevar el dinero del rescate, tomaron la avioneta, la MENSAJERA, una PIPER de 4 pasajeros que era piloteada por un pastor evangélico gringo y que era el modo más rápido de comunicación entre este territorio abandonado por las autoridades y la civilización.

Dolorosamente, cuando Don Gabriel y Arnoldo Caro aterrizaron, se encontraron con la noticia de que Germán Gómez había sido asesinado. En el aeropuerto los esperó una multitud de hombres, mujeres y niños llorando. Este crimen cometido hace 48 años truncó la vida de un periodista y líder social, quien sus últimos años los había entregado al pueblo cordobés.

FRANCISCO CARABALLO, quien en su momento era el jefe máximo del EPL, ordenó el secuestro de mi padre, y me manifestó en la entrevista que le hice hace unos años (ver entrevista), que él sabía de la amistad del entonces candidato liberal a la presidencia,  López Michelsen, con mi padre Germán Gómez Peláez, y creía que su intermediación, a través de una carta que este le entregaría a nombre del EPL, donde pedían una mesa de dialogo y la posibilidad de acuerdos de  paz con la guerrilla que el dirigía, que si López era elegido presidente en el año de 1974, abriría una ventana de negociaciones y el final del conflicto con este y demás grupos armados en Colombia (FARC, ELN, EPL);  contó además, que al momento previo a los combates, que desencadenaron el asesinato de GÓMEZ PELÁEZ, ya dicha carta estaba redactada y se estaban ultimando detalles para la liberación de GERMÁN GÓMEZ,  cuando se presentaron los combates con  el desenlace fatal que ya conocemos.

A Germán lo tildaban de populista, en realidad era un hombre popular entregado totalmente a la causa de su movimiento casa liberal “Jorge Eliecer Gaitán”, el mismo movimiento que fue rebautizado como LA PIRAGUA, por el pueblo, porque era más corto, más pegajoso y esa era la cortina musical del programa que Germán emitía de lunes a viernes en el horario de 1:00 a 2:00 p.m., por su emisora LA VOZ DE MONTERÍA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *