SALVATORE AÑOS 90/2000

Por: Rafael Ángel Gómez Gómez

En esta época, el nombre de Salvatore Mancuso apenas empieza su segunda oleada ante la opinión pública, y es que pasaron 12 años, tiempo suficiente, para determinar el camino de cualquier persona. Cuando fue extraditado, la menor de mis hijas tenía 5 años, hoy con 17 años, me pregunta: “¿Papá quién es Salvatore Mancuso?”. Entendiendo así, con aquella inocente pregunta, que es un hombre totalmente desconocido para los jóvenes del país.

Cuando su nombre empieza a resonar en los más importantes medios de comunicación nacionales y extranjeros, despierta un especial interés en los muchachos, quienes desconocían quien era realmente SALVATORE MANCUSO.

Éste, del que se dice llegaría pronto a Colombia deportado, que llegaría a Italia, realmente no sabemos lo que ocurrirá ¿Cuál será su destino final?

Es preocupante, que el departamento de estado parece hoy, más una agencia de viajes que una entidad que ha tenido relaciones con Colombia por más de 30 años, solicitando a miles de delincuentes colombianos que han cometido delitos desde narcotráfico, lavado de activos, testaferrato, y muchos otros delitos que en su mayoría, se han cometido desde territorio colombiano como la producción de dólares falsos que hacían en Cali y eran consideradas de la más excelsa calidad.

Nosotros lo entregamos para que pagara los delitos cometidos en contra de los Estados Unidos, como fue el envío de toneladas de coca, ahora debe retornar a cumplir con el Estado colombiano por los delitos atroces cometidos, para que asuma su responsabilidad ante las víctimas contando la verdad. Para mí, fue un craso error el hecho de haberle dado prelación a un gobierno extranjero, en lugar de resolver internamente lo que éste mismo gobierno había pactado con las AUC, a través de la legislación de justicia y paz que nació en ese mismo proceso; por esta razón hoy digo que si este personaje no es devuelto a Colombia, se estaría desconociendo el mismo tratado de extradición que ellos invocan permanentemente como sagrado y que en muchos casos, nos hacen ver como una “República bananera”, ¿O acaso no lo hemos sido?

No nos asombremos por la inmovilidad de Estados Unidos, sino por la inacción de la cancillería colombiana y la dudosa actuación de un hombre impedido moral y jurídicamente para proceder en este tema, como el embajador en Estados Unidos FRANCISCO SANTOS; y entonces nos hacemos la pregunta: ¿La salida a Italia fue idea de los EE.UU. o esto fue concertado entre Mancuso y el gobierno Colombiano?, de ser así, esto sería tan escandaloso como todo lo que ha sido la relación Mancuso y algunos amigos del gobierno del ex presidente Uribe.

Devolver a Colombia a este “genocida” debiera ser un imperativo de este gobierno sin que existan dudas ni movimientos chuecos debajo de la mesa, y aunque sé que a muchos familiares y personas de mi generación les moleste, es así de simple.

El “Mono”, como con cariño lo llamábamos, hizo actos de barbarie que no deben quedar impunes, estoy seguro, que a muchos se nos erizaría la piel, con solo leer parte de los expedientes de justicia y paz, así como las declaraciones de miles de “paracos” rasos o combatientes tierreros; estoy seguro, nos horrorizaríamos y entenderíamos el miedo y temor que significaba el nombre de SALVATORE “Santander Lozada”, entre otros alias que tenía el mono al interior de la organización.

Como amigo de infancia y adolescencia de Salvatore, se me hizo difícil entender qué pasaba por su mente y me preguntaba si había algo de ideología de derecha, si realmente su trasegar por la zona del alto SINU, entre Valencia y Tierralta, habían influenciado su actuar, allá en esas zonas donde el abuso de la guerrilla de las FARC era notorio y su influencia por décadas había dejado una estela de muerte, viudas, huérfanos, reclutamiento de menores, violaciones y desapariciones; recuerdo que al amparo de los acuerdos de paz en el gobierno del presidente Belisario Betancourt se realizó en un corregimiento de Tierralta, (corría el año de 1984) un FORO DE LA PAZ convocado por el décimo octavo frente (18) que comandaba JULIO RINCÓN o como realmente se llama: JULIO SERPA.

Era Serpa familiar de CARLOS SERPA, dueño de almacenes populares en el sector de los almacenes baratillos entre la calle 35 entre 1 y 2 de la Avenida del Río hacia abajo, él, don Carlos Serpa era el propietario de los almacenes ‘Chivo mono’, ‘El loco’ y ‘Los barréjobos’, que además tenía un programa en La Voz de Montería que se llamaba “Los barrejobos complacen” que conducía Eduardo Mendoza Portacio (que en paz descanse) gran animador, locutor y folclorista cordobés.

Durante décadas fue la voz que identificó nuestra radio y emisora La Voz de Montería con aquellas icónicas letanías: “Volvió , volvió y amaneció, salió el sol del mismo la’o, no es carro ni carreta pero va rodando, aquí vamos como tres en el anca de un piojo”, así, se despertaba el campesino costeño con las ondas hertzianas de los 1080 de La Voz de Montería; perdonen este desvío, en este contexto pero así fue como inició la carrera meteórica en los negocios don Carlos Serpa y luego incursionando en el negocio de moteles por toda la ciudad, pero, paralelo al emprendimiento, ya se hablaba que era testaferro de su sobrino y que lavaba para la organización criminal de las FARC.

Esto fue fatal e hizo carrera hasta que sufrió un atentado en su casa en el barrio La Castellana, dejándolo prácticamente ciego y despojado de sus moteles en la ciudad de Montería, pero, adicionalmente, uno de los personajes más dañinos y nocivos que vio la región fue Sol Teresa, la prima o hermana de crianza de los Castaño y quien fue condenada por el crimen de Yolanda Izquierdo en la margen izquierda de Montería.

Ella le hizo entregar a Carlos Serpa su casa y luego descaradamente se mudó ahí. Con razón o sin razón, este despojo criminal e inhumano se dio en plenos años 90´s cuando el terror de los Castaño tenía una oficina al frente de la Policía Nacional y donde funcionaba la famosa “Funpazcor”. ¡Barbaros! Allí funcionaba la oficina criminal que tenía la nómina paralela donde pagaba a todos los policías un sobre sueldo, lo mismo que el desaparecido DAS, ahí se fraguaron crímenes importantes que ejecutaron en Montería, donde los sicarios salían y entraban de esta embajada del terror.

Mancuso, un imberbe en esto de la lucha subterránea contra la guerrilla, fue una arcilla fácil de moldear por Carlos Castaño y ahí con él, empieza su carrera del terror, delictiva, al frente de la “organización”. Salvatore empieza a ser necesario y adquiere notoriedad y reconocimiento al interior de la organización por ser temerario, por su arrojo y su capacidad para organizar golpes de mano a la guerrilla, y con sus acciones, crearon el arma que desangraría a esa organización criminal de las FARC.

Salvatore, no solo eran un excelente motociclista y conductor de carros, los mismos que conducía “a mil”, sino que pasó luego a otra categoría aumentando su fama y casi que la convierte en mítica, porque se dice que en el Nudo del Paramillo rescató a Carlos Castaño cuando estaba siendo atacado por la guerrilla. Se cuenta que Castaño, copado por los guerrilleros, tenía a Salvatore o Santander Lozada como única salvación, éste, llegó en su helicóptero “Bell”, artillado, haciendo barrido en la zona y rescató al entonces máximo comandante de las AUC, Carlos Castaño.

Empezó ahí el mito del hombre indestructible, que estaba rezado, me dijeron excombatientes rasos que indagué, contaron sobre los “rafagasos”, que, en combate, mataban a su lado a los que lo acompañaban, pero que a él, a Salvatore, ni un rasguño, jamás fue herido; ahora pasaba a la categoría de INMORTAL.

EL MONO favoreció a mucha gente de su entorno y algunas amistades de antaño del barrio Costa de Oro y cercanos a sus afectos, con quienes tuvo comportamientos extraordinarios y con otros a quienes les pasó cuentas de cobro inexplicables. Asesinó a MONTERIANOS y MONTERIANAS de la sociedad, seguramente vinculados como apoyo a la organización, muchos por la ambición de revivir fantasiosamente los laureles de apellidos venidos a menos, que buscaron en la organización de Mancuso RIQUEZAS. Algunos lo lograron y se dice que tiemblan los testaferros ante la llegada del PATRÓN.

Uno de los hechos inexplicables y más sentidos fue el asesinato de MARÍA ESTER NAVARRO, una bella MONTERIANA, de familia considerada en la sociedad, que se dejó obnubilar por ese oro de la fantasía, trabajaba para ellos, y su papel en la toma de la salud fue la de la cara amable, quien autorizada por ellos, visitaba a los alcaldes, en lo que fue la toma de la salud de CÓRDOBA, uno de los hechos más notorios por la forma cómo desbancaron la salud de nuestro departamento; por su puesto, aleccionado y entrenado, por políticos ambiciosos, que conocían a Salvatore, El Mono o Santander Lozada, su versión terrorífica y salvaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *