¿Quién tiene la razón en el CIC de Mogambo?

A través de el Diario La Piragua, se expuso la problemática, que se está viviendo en el Centro de Integración Ciudadano, ubicado en el barrio Mogambo, al sur de la ciudad de Montería. Las normas técnicas, la inseguridad y las visitas que presuntamente hacían jóvenes a altas horas de la noche a los celadores son las principales quejas que expusieron algunos habitantes del sector.

El grupo periodístico del Diario La Piragua visitó a uno de los tres celadores que vigilan el CIC, exponiendo su punto de vista y asegurando que “es falso que no se le da el ingreso de los jóvenes al lugar, siempre se les ha abierto las puertas pero que como en todo lugar hay normas y horarios que cumplir, por ello se establecieron los horarios de 8 de la mañana hasta las 12:00 p.m. y de 2 a 6 de la tarde, de igual forma explicó que la comunidad puede hacer uso de él para reuniones de Juntas de Acción Comunal u otro evento que tenga que ver con la comunidad”, aseguró Oscar Ney Paternina.

El escenario deportivo fue entregado a finales del año 2015, por el Ministerio del Interior, en cabeza de Juan Fernando Cristo Bustos, a la alcaldía de Montería para su sostenimiento, pero evidentemente el mantenimiento que le han hecho al mismo es casi nulo. Según manifestó una vecina del sector “el celador no permite que entren a jugar porque en las noches él encierra a niñas al lugar”, ante esta alusión, el celador indicó que “a la única persona que le permito la entrada en horas de la noche es a mi esposa que viene a traerme la comida y ella espera que yo coma y luego se va, nunca se ha quedado aquí conmigo, pero es una calumnia que digan vecinas de aquí que alguno de los tres celadores que cuidamos el lugar metemos niñas o mujeres porque eso no es así”.

Es evidente que las Mallas no cumplen con las especificaciones debidas puesto que se encuentran por debajo de lo que se debería, y es por eso que las pelotas llegan hasta las casas vecinas rompiendo techos, ventanas e incluso golpeando a las personas que vayan pasando por el lugar, causándole incomodidad a todos los vecinos que viven aledaños al Centro de Integración.

Un habitante del sector manifestó que “por no colocar la malla desde un comienzo cuando lo entregaron para su funcionamiento es lo que ha ocasionado que los balones caigan en el techo y rompan las tejas, las ventanas de vidrios, el cableado de la televisión e incluso han golpeado a personas y por esos actos nadie responde, considero que desde un principio debieron planear que alrededor del CIC habían casas y lo más obvio era que le colocaran una malla para evitar este tipo de inconvenientes”.

Según Oscar Ney, ya esta problemática es de conocimiento de la administración municipal, puesto que en varias ocasiones han sugerido una malla que sea estable, porque los dueños de los campeonatos que realizan en el lugar llevan unas pero al finalizar el encuentro deportivo las quitan y se las llevan, la idea es que coloquen unas en el CIC para evitar todo tipo de molestias con los vecinos.

En cuanto al aseo del espacio deportivo, el celador manifestó que inicialmente algunos niños que iban a jugar dejaban sucio en el lugar pero poco a poco ha ido mejorando esa problemática con el fin de mantener el lugar limpio y agradable .

Este sitio que es única y exclusivamente para la recreación de los jóvenes, algunos jóvenes de otros barrios se mantenían a los alrededores del polideportivo consumiendo sustancias alucinógenas, situación que generaba zozobra en la población puesto que no se atrevían a pasar por el lugar en las noches, ante estas circunstancias el celador Oscar Paternina, expresó que “al principio el CIC se veía bastante afectado pero a raíz de los turnos de vigilancia que se establecieron se ha mitigado un poco la problemática. Sí es verdad que vienen jóvenes a fumar pero uno les dice que si lo pueden hacer en otra parte y ellos se van a consumir droga en otros lugares”.

De igual forma se pronunció con respecto a la pared agrietada que está a un costado del CIC: “esa pared tiene muchos huecos porque los mismos jóvenes se los hicieron para subir por allí e ingresar en horarios que no eran permitidos, fue por eso que se decidió establecer un horario y deben respetarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *