Por escándalo jurídico uribismo perdería un escaño

Tras la renuncia de Edwin Ballesteros, representante a la Cámara del Centro democrático, el pasado 8 de septiembre, a causa de una investigación que adelanta en su contra la Corte Suprema de Justicia, por supuestos hechos de corrupción cuando trabajó en compañía del exgobernador de Santander Richard Aguilar, el uribismo podría perder una de sus curules.

Debido a esto, la Cámara solicitó un concepto a la Fiscalía General de la Nación a mediados del mes de septiembre para determinar la condición judicial de Ballesteros y establecer si mencionado curul puede ser ocupado o no. Sin embargo, hasta el momento no se ha obtenido respuesta y el escaño permanece bajo la modalidad de vacante y en riesgo de perderse por no ser ocupada.

Otro motivo que justifica el porque el escaño aún no ha sido reemplazado, es debido a que continúan en pie dudas jurídicas sobre este caso, por tratarse de posibles delitos contra la Administración Pública, por lo tanto cabe en la aplicación de la reconocida figura de la ‘silla vacía’.

En ese sentido, continuaría al borde la posibilidad de que el Centro Democrático, concluya el número de congresistas con Liliana de Cote, en esa corporación, quien es la próxima en las lista de aspirantes de esa colectividad y quien se habría quedado por fuera con una diferencia de aproximadamente cien votos.

En cuanto al Senado de la República, no ocurre la misma situación luego de la renuncia de Richard Aguilar, quien también está siendo investigado por presuntas anomalías en contratación cuando laboró como gobernador de Santander y quien sí fue capturado por orden de la Corte Suprema de Justicia.