Polémica por disposición de desechos en Santander: Aguachica se negó a recibirlos

La decisión que hace 10 años tomó el Tribunal Administrativo de Santander, de cerrar el relleno sanitario El Carrasco, finalmente – y después de varias prórrogas- se ejecutó desde las 12:00 a.m. del pasado 13 de agosto.

Así las cosas, este departamento se quedó sin el principal vertedero de basura de sus 16 municipios, por lo que en busca de alternativas, se decidió enviar los desechos de Piedecuesta, Floridablanca y Bucaramanga, al Parque Tecnológico Las Bateas, en Aguachica-Cesar.

Sin embargo, la comunidad de dicho municipio cesarense, junto con la municipalidad, hizo plantón en el lugar para impedirlo, por lo que más de 40 toneladas de basura fueron devueltas a su lugar de origen y terminaron siendo echadas en un parqueadero de Bucaramanga.

“Los habitantes del municipio de Aguachica taponaron la vía y no los dejaron continuar su trayectoria hasta el relleno sanitario, iban también otros vehículos de la EMAB y de la EMAF que tampoco pudieron ingresar al relleno sanitario de este municipio”, indicó Gabriel Abril, gerente de Piedecuestana de Servicios Públicos.

Obedeciendo a esto, se iniciaron mesas de trabajo para tomar “decisiones para ver cuál es la solución que van a plantear que se va hacer, porqué en cabeza de los municipios es que se debe coordinar donde nosotros las empresas de aseo podemos disponer los residuos sólidos, es una situación preocupante”.

Cabe acotar, que el cierre del relleno sanitario El Carrasco, fue ordenado por estar cerca de las inmediaciones de un aeropuerto. La Procuraduría ha advertido sobre el riesgo que genera esta situación y además ha rechazo el hecho de que en una década las administraciones no hayan diseñado planes de contingencia.