MUNICIPIOS HUÉRFANOS

Por: Rafael Ángel Gómez Gómez.

La impotencia que genera ver el mal estado de las vías que comunican a los municipios de Mómil, Purísima, Tuchín, San Andrés de Sotavento y Chinú, es mucha. Son localidades que están como las llamadas ‘enfermedades huérfanas’. 

El Ministerio de Salud taxativamente las define como crónicamente debilitantes, que amenazan la vida y que se presentan con una prevalencia de 1 por cada 5.000 personas: no hay mejor definición. 

Estas vías no son intervenidas desde el año 1996, desde cuando el corrupto presidente SAMPER fue ayudado a elegirse con dineros del narcotráfico y que su proceso espurio fue el detonante del declive de la dirigencia del Partido Liberal.  

Ese proceso llamado ‘8 mil’, llevó a la cárcel a la gran mayoría de la clase política influyente del Partido Liberal, que recordemos hizo famoso a un representante a la Cámara opaco que llegó al Congreso gracias a la generosidad de su jefe, José Francisco Jattin (qepd). 

Este investigador del presidente SAMPER, fue famoso por el descaro presidencial por las prebendas entregadas y beneficios recibidos como vuelos especiales para llevarlo y traerlo de Bogotá, asignaciones de recursos para las zonas escogidas por él y que gracias a su corruptor procesado (Samper) paradójicamente se logró reivindicar a estos pueblos olvidados que por arte de magia le dio fortuna económica a dicho representante y fortuna a esta región con mayoría de la etnia ZENÚ. 

Han pasado 25 años desde la absolución de SAMPER, como dijera el ex FISCAL GENERAL ALFONSO VALDIVIESO, “fue absuelto sin haber sido investigado”, y hoy descaradamente pontifica honestidad con sus chistes pendejos, y como todo mitómano, se cree sus propias mentiras. 

Hoy después de tanto tiempo, tras el episodio que llevó alivio a esta región del Bajo Sinú (aunque fuera de esta vergonzosa manera), y luego de dos décadas y media, han pasado senadores y representantes elegidos por la región como la senadora del clan PESTANA, lo mismo que el representante a la Cámara elegido por el pacto de la ‘Ñoñomanía’ y el clan Pestana, NICOLÁS JIMÉNEZ PATERNINA, esto sin mencionar a la parlamentaria más votada de Córdoba al Senado, ARLETH CASADO DE LÓPEZ, que con la Gobernación de CÓRDOBA a bordo y con amplio presupuesto, jamás se le ocurrió buscar un alivio con el Gobierno SANTOS, al que le sirvió durante ocho años y ni un peso consiguió para arreglar estas vías, siendo oriunda de SAN ANDRÉS DE SOTAVENTO, luego que su padre y hermano ocuparán durante cuatro periodos la Alcaldía de esta hermosa región olvidada.

No se me ocurre otra cosa para escribir, solo que no lo hizo por olvido sino por puro desagradecimiento, pero ella misma, la senadora Casado, recogió lo que sembró y de ahí lo que la llevó a que perdiera la elecciones pasadas al Senado, cuando no sacó más de mil votos, teniendo en cuenta que en el pasado este enclave histórico de los hermanos López, con el gran dirigente liberal LIBARDO LÓPEZ Y EDMUNDO LÓPEZ GÓMEZ, la votación de SAN ANDRÉS era superior a los 15.000 votos y era el gran bastión liberal de la sabana cordobesa.

Ahí no acaba esta historia de ORFANDAD POLÍTICA en una región que me vincula por mis ancestros GÓMEZ y por mis hijos, lo cual hace que sea un vínculo indisoluble y perenne, de mi amor por esta región, la admiración por su cultura multirracial, las historias, cuentos y anécdotas que solo el que las vive, recuerda con gozo y cariño.

Pero al final del camino otros chupa sangre han llegado y nada han hecho, LOS BESAILE, la ÑOÑOCORRUPCIÓN, LA GODARRIA de los BURGOS, y que ahora mágicamente saca pecho un ilustre neurólogo olvidadizo, que parece que el “ron burguéro” de Berástegui, le ha hecho olvidar las incidencias negativas y las prácticas feudales desde el GENERAL BURGOS y las masacres en la guerra de los mil días.

Me quedo, eso sí, con la admiración que le tengo a su padre, el médico REMBERTO BURGOS, con quien tuve la fortuna de ser compañero de Concejo en Montería, siendo yo un imberbe y él un veterano dirigente; también con la admiración que le tengo a su abuelo, el historiador REMBERTO BURGOS PUCHE, gran intelectual y a quien se le debe parte de la creación del departamento de CÓRDOBA. Las influencias buenas y malas hay que recordarlas y no tergiversar la historia ni aprovecharse del desconocimiento que tienen de la misma estas generaciones digitales.

El reclamo al presente de nuestra dirigencia recae sobre el EX PRESIDENTE URIBE y sus gobiernos: los dos de él,  más el primero de Santos y el actual, señalado por él o ‘bembeado’ por este, el del señor IVÁN DUQUE. 16 años y ni un metro de asfalto, mientras que sus parlamentarios mucho menos han gestionado, no les duele esta región, no la aman, solo vienen a buscar los votos, abusando de la docilidad y buena fe de aquellos que sufragan por ellos y otros que degeneradamente lo venden.

Hay que cambiar esta historia, rechazar este olvido, son decenas de muertos que han dejado los accidentes por el mal estado de estas vías (ver video del estado actual de las mismas) personas mutiladas, lisiadas, además de los costos económicos de los vehículos y motos dañadas en estas trochas de ASFALTO, que parecen territorios bombardeados.

Cualquiera que sea el próximo presidente de Colombia, tiene que firmar un compromiso para restaurar estas vías, de manera que no detengan el desarrollo y el empuje económico y cultural de esta región, pero ojo señor GOBERNADOR, ORLANDO BENÍTEZ, que su periodo no ha terminado y usted está seriamente obligado y comprometido, por lo que debe dar el primer paso para que empiece este proceso de reconstrucción, sino usted también hará parte de esta historia de desidia y desinterés con una región que es de mayoría liberal y que lo escogió como su gobernante.

Ya no más dilaciones ni escudos con la PANDEMIA, es hora de ponerse la camiseta y el momento del pueblo para reclamar; ya vienen las elecciones y qué excusas tendrán ahora. 

Pueblos del Bajo Sinú, no boten su voto, no sacrifiquen aún más el desarrollo y futuro de la región, la elección que viene debe ser un ‘voto-castigo’ para tanto payaso y plaga que ha llegado al parlamento colombiano.