LOS PECADOS DE BRUNO

Por: Rafael Ángel Gómez Gómez.

Hace unos días circuló en redes sociales un video infame que culpa al SENADOR GUSTAVO BOLÍVAR de la muerte (suicidio) del hijo del actor y político BRUNO DÍAZ, el joven DIEGO DÍAZ; este hecho fue lamentable y confuso porque en los primeros días de su deceso se hablaba que había muerto por COVID-19. 

Como se desprende de los mensajes enviados a su padre, por sus amigos cercanos y que lo hicieron públicamente, esta historia dio un giro de 180 grados cuando empezó a hablarse de suicidio y las posibles causas que lo condujeron a tomar la fatal decisión.

Fue doloroso y lamentable para la familia y amigos de DIEGO, un hombre joven con aspiraciones políticas y proyecciones sociales, que aspiró a ser concejal de Bogotá por el partido Alianza Verde en las pasadas elecciones, con el número 18. 

En su proyecto de energías limpias buscaba convertirse en empresario en esta área y le ocurrió como a muchos emprendedores del sector, que el Estado le cierra las puertas a pesar de que hay suficiente legislación reciente que busca que empresas y hogares accedan a un mercado de energías limpias, entre ellas la ley 1715 del año 2014, que fue ampliada en su espectro con la ley 2099 del año 2021, recientemente sancionada por el presidente de la República, el 10 de julio de 2021, o sea, dos meses y medio después del fallecimiento de Diego, que se dio el pasado 19 de abril de este año. 

Como me duele la muerte de un hombre joven, como padre que soy, y por eso mi solidaridad total con su familia, pero distanciándome con respeto a la determinación fatal, que manda un mal mensaje a una juventud convulsionada, frustrada con hechos palpables de una mala política estatal, que no ampara a los jóvenes de escasos recursos, sin futuro, condenados a ser el insumo de una guerra sin fin y a quienes desde las altas esferas de la política y los conglomerados económicos, llaman “vándalos y terroristas”, y conforman bloques de búsqueda organizados por ministros sin experiencia, fichas políticas o ventrílocuos, títeres de una oligarquía que sin importar definiciones políticas han mantenido a este país retrasado con robos permanentes. 

Solo hay que mirar el caso reciente de los $70 mil millones de MinTic, o las coimas de más de 50 millones de dólares a ODEBRECHT, lo cual dejó dos “suicidios asistidos” y muy convenientes para los investigados y para los fines de un opaco y poco confiable FISCAL GENERAL DE LA NACIÓN, NESTOR HUMBERTO MARTINEZ.

Muere JORGE ENRIQUE PIZANO y también su hijo ALEJANDRO PIZANO, ambos por la ingesta de CIANURO. Los dos eran testigos del caso ODEBRECHT, que fatal coincidencia y qué muertes tan convenientes, no he visto el primer VIDEO DIATRIBA para denunciar a los autores materiales e intelectuales de estos crímenes. 

Pero claro, estos son crímenes cometidos por miembros enraizados en el establecimiento, en silencio y en baja voz. La sociedad bogotana farsante y cobarde lamenta la muerte de los PIZANO, pero nadie se atreve a meterse con los dueños del LETRERO O CARTEL, o hacer algún señalamiento.

Por supuesto son dueños de todo y están en todas lados, quitan y ponen presidentes, fiscales y parlamentarios que desfilan a buscar los cheques de apoyo de los conglomerados. Estos quedan pignorados con ellos, manejan todo y todos les tienen miedo, tal como lo denominaba ÁLVARO GÓMEZ HURTADO (q.e.p.d) el RÉGIMEN (leer opinión)

Mejor no se podía definir, Gómez Hurtado fue asesinado vilmente, acallada su voz, era un hombre de derecha, honesto y de profundas convicciones, su asesinato confuso y enrarecido debe ser esclarecido y que caigan los que tengan que caer, no importa el tiempo transcurrido. 

Tomando nuevamente el hilo conductor después de tomarme esta licencia histórica para contrastar y conectar a la vez los hechos que aquí hoy son de mi tratamiento, es decir, la muerte de DIEGO DÍAZ, su suicidio no puede enmarcarse en el contexto frívolo y de mal gusto que, a pesar que entendemos su dolor, ha sido desconsiderado y oportunista con su memoria, porque se podría hurgar para saber las reales causas y antecedentes de la condición de su salud mental. 

Solo con buscar las cifras de quiebras producidas por la pandemia, sabríamos que todos lo que hemos padecido y padecemos crisis económica, más del 20 % de los colombianos, ya hubiésemos tomado esa fatal decisión.

Por eso me parece excesivo, abusivo y también una acción delincuencial, porque con Diego ya no se puede controvertir, una cosa diferente sería el video con un DIEGO DIAZ vivo denunciando al SENADOR BOLÍVAR y no un reciente amigo de hace tres años, o sea,  un desconocido, mal hablado y con poca cultura que sale a defender lo hecho por BRUNO y alegando que la fatal decisión fue única y exclusivamente atribuida a la deuda del congresista. 

No conozco a GUSTAVO BOLÍVAR personalmente, solo sé de él por su trayectoria profesional en el cine y la farándula y por su participación en el Congreso de la República, que a veces no ha sido la más afortunada pero a la que le atribuyo su inexperiencia, o sea como se dice vulgarmente “cucaracha en un baile de gallinas”. 

El suicidio tiene innumerables causas y es producto de un proceso de deterioro de la salud mental, que incluye buenas o malas relaciones con la familia, bien sea padre, madre o entorno general.  

Ese video lleva una carga de exorcismo, de culpa y es una proyección de lo que atormenta a BRUNO DÍAZ, quien debió hacer más por su hijo o quizá no le dio importancia a los avisos o a los síntomas depresivos que él mostró. 

Ya pueden salir voces que saben en realidad del “entripado” y de lo que como proceso degenerativo psíquico traía el joven, pero BRUNO en su dolor y video expiatorio, proyecta culpas y se aprovechó de un momento de debilidad política, de ataques muy conveniente, cuando GUSTAVO BOLÍVAR, el más votado de la COLOMBIA HUMANA, podría ser la cabeza de la lista o ser uno de los líderes en cualquier renglón de la misma como él lo ha propuesto. 

A manera de reflexión final, si es verdad como Bruno Díaz lo insinuó en la entrevista concedida en la W RADIO, que era fuego amigo y que desde el interior del Pacto Histórico se había ayudado a propagar el insensato y perverso video, pues entonces da miedo estar en esta coalición con elementos que al mejor estilo de la derecha, odian, combaten y eliminan moralmente a los compañeros de viaje. Si es así, DOCTOR GUSTAVO PETRO ¡Apague y VÁMONOS!