La esperanza está perdida

La comunidad del barrio La Esperanza, ubicado en la margen izquierda del río Sinú muestra gran preocupación por los problemas de salubridad que padecen a raíz de la inundación que se presenta cada vez que llueve, en el parque principal del barrio, donde los menores de edad ya no tienen donde jugar ni divertirse, por el temor de contraer enfermedades producidas por la cantidad de vectores que a toda hora los azotan, también están temerosos los padres de familia por el monte o maleza que este sitio tiene; a esto se le suma que a cada rato están saliendo culebras venenosas y ratas que inclusive en muchas oportunidades se meten a las casa creando terror en la población.

“serpientes y demás bichos atormentan a nuestras familias y a nuestros niños cuando se acercan a jugar al parque”, y las más afectadas por este peligro son las familias que están alrededor del parque, comentó, Said Gámez, habitante del sector donde se encuentra el parque.

“El parque parece una charca, se inunda con facilidad, en pocas palabras hay más bichos, culebras y basura que implementos para que los niños de esta comunidad se diviertan, los pocos que vienen se arriesgan a padecer de enfermedades y otro tipo de infecciones”, expresó Gámez.

En lo que va corrido de la existencia del barrio, no se visto la mano benefactora de la administración en cuanto a un buen alcantarillado, las calles siguen impenetrables por el mal estado en que se encuentran, y según un habitante al alcalde únicamente se le vio la cara cuando fue en busca de votos, en ese momento se hizo compromisos importantes para el bienestar del barrio La esperanza y ni siquiera volquetadas de balasto se han visto.

La calle principal y algunas del interior del barrio están inservibles, llenas de huecos, tanto en el invierno como en el verano, pese a que algunos líderes están presionando para que le inviertan al barrio, y aún no se ha visto ningún tipo de solución para los problemas.

Por otro lado se ve que algunos residentes del barrio no tienen cultura ciudadana ya que a cada rato están arrojando las basuras en cualquier parte del barrio y no las colocan en los distintos sitios donde el camión recolector las recoja, también existen quejas de vecinos que los fines de semana sacan los equipos de sonidos a volúmenes altos hasta avanzadas horas de la noche, pese a que ya entró en vigencia el nuevo Código de Policía donde estas actuaciones son sancionadas con comparendos pero cuando un vecino llama a la policía y esta llega al lugar, los infractores le bajan el volumen al equipo y cuando se retiran del lugar, nuevamente le aumentan el sonido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *