Junior ganó y el nuevo técnico celebró

Arturo Reyes llegó al Junior de Barranquilla para calmar las aguas turbulentas, en las que el tiburón parecía inmerso, donde las cosas en la cancha no se daban.

La desconexión con la afición era evidente, no había la química acostumbrada de lado y lado, pero el partido contra Once Caldas parecía la oportunidad perfecta para reconectar el romance que vive en la arenosa por su equipo.

Triunfo 4 a 2 y con detalles de buen fútbol, pero cosas por corregir, desde lo estratégico y posicional.

El nuevo director técnico dejó ver, sobre el papel y la cancha, algo de lo que quiere entregar a la afición, pero, es pronto para sacar conclusiones.

De esta forma, el equipo barranquillero deberá seguir trabajando para lograr sus objetivos planteados.