Investigadores y músicos hablaron de Porro

El porro, música representativa e ícono de Córdoba, fue el tema central del foro El porro, evolución y experiencias desde otras músicas colombianas, que se realizó en la noche de ayer en la Biblioteca Municipal Rafael Milanés García de Cereté.

 

 

En el panel participaron músicos e investigadores de diferentes universidades del país que fueron invitados por la junta organizadora del Festival Nacional de Porro, pues en esta versión incluyeron por primera vez el componente académico. “Todos los años tendremos foros para debatir sobre el porro, con expertos en el tema que nutran nuestra música”, expresó la alcaldesa de San Pelayo, María Alejandra Forero Pareja, quien hizo la apertura del foro.

 

 

Óscar Alviar, pedagogo musical nativo Bucaramanga, que vive en la ciudad Bogotá, asiste desde 1991 al Festival Nacional del Porro, dijo que “aparentemente estos foros no sirven para nada para la visión inmediatista, pero a la larga van construyendo un pensamiento alrededor de una práctica cultural como la del porro, que es un sistema que involucra aparte de la música, un pensamiento, gastronomía, una forma de vestir y bailar. Sirven para construir una idea sobre este ritmo”.

 

 

Miradas de los investigadores y músicos sobre el porro

 

Néstor Lambuley, de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, “El porro es como la lengua franca para una región, ya que todos los lenguajes se comunican y alimentan, la música cumple una función social”.

 

Diego Sánchez, de la Universidad Central de Bogotá. “Resalto el trabajo desde el Festival del Porro, por abrir un espacio para el debate académico. Es admirable, porque se ve el trabajo serio que hay al respecto, más allá del sentir hay una fundamentación teórica.

 

Andrés Pacheco, investigador de la Universidad de Córdoba, compartió una investigación en la que analizó la improvisación en el bombardino, a partir del repertorio tradicional y expuso todos sus hallazgos.

 

Julio Castillo, músico cordobés habló de la importancia de trabajar en el fortalecimiento de la cultura propia y sus ritmos. “Me da tristeza que al porro lo estamos dejando morir, hay que proponer nuevas cosas. En mi modo de ver, creo que puede ser una salida para que el porro tenga más trascendencia a nivel nacional e internacional”.

 

Luis Germán Rubiano Farak, director general del Grupo de Comunicaciones El Meridiano, explicó cómo y por qué surgió el libro Tributo al Porro. “Lo que pretendemos es demostrarle a la Real Academia de la Lengua Española  (RAE) el otro significado del porro, como un sentir que hace parte de una región.

 

Wiliam Fortich, investigador de San Pelayo, aseguró durante su intervención que hay investigaciones en las que se determina que las corralejas influyeron en deteriorar la calidad de la música de las bandas. “Tenemos que convencernos de que el porro es valioso, el Estado tiene que entenderlo, organizar instituciones educativas y estrategias. El Festival en este momento es una entidad que tiene que abrir campo a las nuevas propuestas. Toca retomar el camino para formar y tiene que hacerse con la institucionalidad; necesitamos formar el oído musical del pueblo colombiano”.

 

Carlos Rubio, director de la Banda María Varilla, de San Pelayo, dedico su intervención a realizar un recorrido histórico musical de las interpretaciones de las bandas y mostró los cambios en la calidad de la afinación. “He orientado el trabajo musical de la banda sin cambiar el entorno mismo. Como profesional en música pude llegar a proponer un arreglo de porro, pero los músicos mayores me dejaron un legado que defiendo”.

 

 

El viernes 1 de julio se realizará la segunda parte del foro en el municipio de San Pelayo, en el auditorio del Complejo Cultural Nacional e Internacional del Porro María Varilla, a partir de las 2:00 de la tarde.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *