Funcionó: la ciudad en la que prohibieron vender licor y cannabis a los no vacunados

Como una estrategia para motivar a las personas a que se vacunen contra la COVID-19, la ciudad de Quebec, en Canadá tomó una drástica medida que surtió efecto en cuestión de horas.

Las autoridades en salud anunciaron la prohibición de la venta de licor y de cannabis, a quienes no puedan comprobar que ya recibieron las dosis. Esto se convirtió en un fenómeno local que hizo que en tiempo récord se cuadruplicara el consolidado de vacunación.

“Si los no vacunados están descontentos con esta situación, tienen una solución muy sencilla: vacunarse. Es gratis y protege contra la enfermedad”, dijo Christian Dubé, ministro provincial de Salud.

De igual las autoridades de la provincia anunciaron que estudian imponer un impuesto especial a aquellos que no estén inmunizados.

Dubé tuiteó este miércoles que las citas para recibir primeras dosis siguen en aumento y que tras sumar unas 5.000 el lunes, la cifra subió a 7.000 el martes, la más alta en los últimos días.

Tan solo el martes, Quebec administró 107.000 dosis de las vacunas.

Esto ocurre tras el anuncio del primer ministro provincial, Francois Legault, quien afirmó estar considerando imponer un impuesto «significativo» a las personas no vacunadas.