GENOCIDIO SOCIAL

Parece ser que en nuestro país del Sagrado Corazón estamos acostumbrados a clasificar a nuestros muertos…