Emergencia en Argentina por ola de calor que amenaza con expandirse en Suramérica

El gobierno de Argentina declaró una emergencia por el riesgo extremo de incendios en todo el país en medio de una ola de calor que las autoridades describen como “bestial” y que ha establecido temperaturas récord en el país con temperaturas máximas de hasta 45 grados centígrados. Debido al creciente número de incendios, Casa Rosada declaró emergencia por incendio en todo el territorio nacional por el plazo de un año con el objetivo de adoptar medidas tendientes a prevenir nuevos focos, reparar las zonas afectadas y combatir las situaciones que se presenten.

El decreto fue firmado por el presidente Alberto Fernández y publicado este miércoles en el Diario Oficial. La medida responde al pedido de las provincias de Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Río Negro y Tierra del Fuego ante los incendios que afectaron a la Patagonia a finales de 2021. A su vez, el Consejo Federal del Medio Ambiente (Cofema) declaró una emergencia para el mismo período en diciembre.

En palabras del gobierno argentino, la declaratoria de emergencia “agilizará y simplificará el trabajo conjunto y coordinado entre” organismos federales, provincias y municipios “bajo las premisas de rapidez, economía, sencillez y eficiencia”. Cabe señalar que mitigar el impacto de los incendios en la salud y el medio ambiente es uno de los objetivos. El Gobierno argentino entiende que el aumento del número de incendios forestales, rurales y de pastos es un “fenómeno multicausal que requiere la adopción de medidas inmediatas”. El cambio climático, junto con las actividades humanas, se encuentran entre las preocupaciones analizadas.

“En los últimos meses, estos incendios masivos y repetidos en distintas zonas críticas de la República Argentina han adquirido una dimensión alarmante y representan una grave amenaza tanto para el medio ambiente y sus ecosistemas como para el patrimonio, la salud y la vida de las personas”, dice Casa Rosada. Al respecto, el gobierno argentino dijo que “los incendios dañaron regiones del país y tuvieron consecuencias nefastas sobre bosques nativos, áreas naturales protegidas, áreas agrícolas, pastizales, matorrales y humedales”.

Información de MetSul.