Desmantelamiento de más de 2 mil fiestas clandestinas e imposición de 20 mil comparendos, es el saldo que deja la Semana Santa en Colombia



Las ansias de vacacionar y disfrutar durante la Semana Santa, fueron para muchos más importantes que la prevención y protección en pro de la vida. Y es que a pesar de los protocolos y medidas que se establecieron para disminuir el riesgo de un nuevo contagio masivo de COVID-19, la conducta social no fue la esperada.

La Policía Nacional informó que en todo el territorio nacional se impusieron 20.800 comparendos por violación a los protocolos, 5.300 personas fueron sancionadas por no usar el tapabocas y se desmantelaron más de 2.300 fiestas clandestinas.

El general Carlos Ernesto Rodríguez Cortés, director de Seguridad Ciudadana de la Policía, fue quien confirmó la información y aseguró que hubo mucha indisciplina social.

Así las cosas, el panorama en Colombia no pinta bien. Mientras los casos suben, las medidas que ha fijado el Gobierno y los entes territoriales, parecen no surtir efecto en el colectivo que ignora el riesgo que se corre por la irresponsabilidad.

Son muchas las ciudades del país en las que hoy la ocupación UCI supera el 70% y están en alerta hospitalaria por un posible colapso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *