Desde la Orilla del Mar: ¿Y PARA CUANDO EL INFORME?


Por: J. J. Rubiano
Ávidos están o mejor estamos los colombianos, por conocer el informe final y las recomendaciones de rigor que hará la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o CIDH, como la conoce todo el mundo, sobre el resultado de su visita de cinco días al territorio patrio en medio de las manifestaciones o el paro.
No es un secreto que el gobierno no quería que esta comisión viniera al país sino hasta mediados de la entrante semana, -29 de junio para ser más exactos- pero una llamada de un alto funcionario de los que le habla al oído al presidente Biden, hizo que el gobierno cambiara su postura y aceptara la visita con 20 días de antelación.
Es claro, y así quedó evidenciado, que la comisión se reunió tanto con los funcionarios del gobierno como con los líderes de las protestas y viajaron a los sitios en donde el conflicto y los desmanes han sido más evidentes.
Con mucha evidencia en sus manos sobre los excesos de la fuerza pública, –léase ESMAD-, así como de las acciones de los vándalos bien organizados que causaron millonarias pérdidas por sus acciones vandálicas y por los bloqueos a las vías, la comisión terminó su visita hace diez días.
Pero si los colombianos estamos ávidos por conocer el informe, en la misma situación están en el gobierno, porque muy seguramente saben que el Estado no va salir bien librado en este informe.
Y es que de manera extra oficial se conoció apartes del informe que la Defensoría del Pueblo a cargo de Carlos Camargo Asís, entregó a la CIDH y en los que revela innumerables acciones en relación a excesos de la fuerza pública en contra de los manifestantes, hechos en los que principalmente están inmersos miembros de la Policía Nacional y muy pocos del Ejercito.
Pero no han sido solo son los organismos del Estado quienes han documentado los excesos de la fuerza contra los manifestantes, y digo manifestantes porque la acción ha sido dirigida contra ellos y no contra los vándalos, como debió ser el accionar de la fuerza pública, sino ONGs como temblores o portales periodísticos como Cuestión Pública, quienes han hecho un gran trabajo de investigación durante las jornadas de protesta.
Por ejemplo, el último informe de la ONG Temblores fechado el 16 de junio, es decir cincuenta días después de iniciadas las movilizaciones, revela cifras que verdaderamente son escalofriantes y las cuales son muy diferentes a las que ha hecho públicas el gobierno.
Señala que en esos 50 días ha habido 4.285 casos de violencia por parte de las autoridades sin que en esta cifra se incluyan las desapariciones.
Revela 43 homicidios “presuntamente” cometidos por miembros de la Fuerza Pública y otros 21 que están en proceso de verificación, de los cuales 6 se está investigando si sus victimarios pertenecen a la Fuerza Pública y 4 que se le atribuyen a civiles armados, pero en donde existen indicios de posible participación o apoyo de las autoridades.
Así mismo no deja de ser aterrador, y así lo plasma el informe, que 70 colombianos han sido víctimas de agresiones oculares, 215 han recibido disparos de armas de fuego, 28 han sido víctimas de agresiones sexuales y ha habido un total de 1.832 detenciones que han sido consideradas como arbitrarias.
Así las cosas, reitero que es muy importante que más pronto que tarde, se conozca el informe de la CIDH, para que de esta manera se pare la persecución violenta contra los colombianos que quieren reclamar por medio de la protesta, igualdad de condiciones a un gobierno, que sin duda pasara a la historia como el peor en la vida republicana de la nación.
Claro que el gobierno por medio de decretos está cada día restringiendo más el derecho a la protesta.
Y lo hace por medio de decretos y no por la vía constitucional de las leyes, para evitar así el estudio de Constitucionalidad que le debe dar la Corte. Es decir, con otra “jugadita”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *