Cayó alias “Chamaco o El Brujo”, en zona rural de Tierralta

Las operaciones contundentes en contra de la organización criminal Clan del Golfo efectuadas de manera articulada han dado resultados positivos con la captura de integrantes y cabecillas principales y la neutralización de algunos de ellos integrantes del grupo armado con injerencia en Córdoba, Urabá y el Bajo Cauca Antioqueño.

En desarrollo de la campaña Militar y Policial Agamenón II, Tropas de la Décima Primera Brigada, adscritas a la Séptima División del Ejército Nacional, capturaron a cinco integrantes de dicha estructura criminal dedicados al narcotráfico y demás actividades delictivas en el Alto Sinú.

El procedimiento se llevó a cabo en zona rural del municipio de Tierralta, Alto Sinú, hasta donde llegaron los uniformados del Batallón de Infantería número 33 Junín, quienes gracias a información suministrada por la Red de Aliados para la Prosperidad, capturaron a los sujetos, Gabriel Banda González alias “Gabriel o Suegro”, Sandra Patricia Navarro Mora, alias “Sandra”, Carlos Antonio García Meza, alias “Carlitos”, Adolfo Manuel Jaramillo Hoyos, alias “Chamán o el Brujo” y Devier Manuel Altamiranda Pérez, alias “Reserva”.

Según las investigaciones alias “Chamán o El Brujo”, llevaba 12 años dentro de la organización criminal y era el encargado de realizar inteligencia delictiva en las áreas rural y urbana del municipio de Tierralta, Alto Sinú, de esta manera se desempeñaba como informante o campanero debido a sus capacidades y experiencia criminal. Este individuo era hombre de confianza de alias Z5, y además practicaba la brujería y realizaba los mal llamados rezos o cruzados para los cabecillas de la organización criminal.

En cuanto a “Gabriel o El Suegro”, quien se desempeñaba como financiero y era el encargado del manejo del narcotráfico, llevaba más de 15 años de vida delictiva, por lo que se había ganado la confianza de los principales cabecillas de dicha estructura criminal para controlar el manejo y lavado del dinero producto del narcotráfico, además de la compra, procesamiento y producción de los laboratorios y cristalizaderos de clorhidrato de cocaína en el alto Sinú.

De igual forma el delincuente manejaba el control de las rutas del abastecimiento y corredores para el transporte del clorhidrato de cocaína hacia las zonas costaneras y la distribución en el mercado del microtráfico en el departamento de Córdoba.

Entre tanto Devier Manuel Altamiranda Pérez, alias “Reserva”, se desempeñaba como cabecilla de sicarios, y llevaba dentro de la organización criminal nueve años de vida delincuencial y era hombre de confianza y escolta de alias “21” capturado en el mes de junio por Tropas de la Décima Primera Brigada, y se presume que este sujeto sería el responsable de haber realizado los últimos homicidios perpetrados en la vereda El Rosario del Municipio de Tierralta.

Así mismo “Reserva”, era el encargado de ejecutar los homicidios por ajustes de cuentas ordenados por los cabecillas, además se presume era el responsable de los actos violentos contra los funcionarios de la Fuerza Pública y de generar pánico a los comerciantes, ganaderos y ciudadanía de la región que se negara a pagar los cobros extorsivos.

Mientras que Sandra Patricia Navarro Mora, alias “Sandra”, sería la encargada de la parte logística en el manejo del narcotráfico, la distribución del microtráfico y compañera sentimental de alias “Gabriel. “ Sandra”, llevaba aproximadamente seis años en el grupo armado organizado y desarrollaba actividades de inteligencia delictiva en los corredores de movilidad utilizados para el transporte y manejo de la cadena del narcotráfico.

Por su parte alias “Carlitos”, por más de ocho años ha pertenecido a la estructura criminal Clan del Golfo, ganándose la confianza de los principales cabecillas, quienes le designaron la misión de la comercialización de la pasta base de cocaína que procesan de los cultivos ilícitos en el Alto Sinú y en el Nudo de Paramillo, la cual es posteriormente llevada a los diferentes cristalizaderos pertenecientes al Clan del Golfo, para el procesamiento de clorhidrato de cocaína.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.